7 de mayo de 2010

Войну выиграл народ

2 comentarios:

soperu dijo...

La verdad es que no entiendo nada de la entrevista y por eso lo sgte, puede que no tenga mucho que ver con ella y te pido disculpas por eso pero quisiera poner un tema sobre la mesa y es el sgte. Wadin he vuelto, a tu blog, por algo que motiva a millones y de lo cual Rusia esta ausente, como es el mundial de fútbol y para un filo-ruso empedernido como yo es algo notorio y evidente, si repasamos están todos los grandes no solo deportiva-mente sino que también políticamente hablando (Alemania, Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Australia, Japón, Brasil, por nombrar a los principales). Por alguna razón “nos quedamos” abajo y espero que no te enojes si me incluyo, el deporte ruso parece pasar por un mal momento, obteniendo el peor resultado de su historia en los juegos olímpicos de invierno con solo 3 medallas doradas, retrocediendo notoriamente en deportes como el patinaje sobre hielo en el cual era una potencia incontrarrestable, algo similar ocurre en disciplinas como la gimnasia, me encantaría conocer tu opinión primero si estas o no de acuerdo conmigo y en segundo lugar, conocer tu diagnostico de porque ocurre esto.
Un gusto de saludarte nuevamente.

Wadim dijo...

@soperu Es el resultado de la poca inversión en el deporte. En la Unión Soviética las cosas no estaban muy bien en ese sentido, pero es que en los 90 incluso lo que había se fue al traste. Muchas instalaciones fueron cerradas, muchas se quedaron en otras repúblicas, ahora países independientes.
Además hay que tener en cuenta que a un campeón no lo puedes formar en dos días, es decir, si hoy se invierten millones (por ej. en las instalaciones en Sochi) el resultado de esa inversión la veremos dentro de varios años. Lo que está en juego hoy no son los juegos olímpicos de 2014, sino los de 2018. En Sochi la única esperanza serán digamos "las paredes".
El fútbol creo que lo tiene más fácil, hay mucho dinero en juego, y me imagino que habrá resultados.
Si hablamos del mundial, no creo que es posible comparar la dificultad de la UEFA con la de Confederación de Fútbol de Oceanía.